Diseño = Innovación y viceversa

En esta década hablar de innovación es hablar del diseño como estratega para impulsar el desarrollo de innovaciones en los productos, servicios y practicas empresariales, que serán adoptadas por los mercados.

Ojo! innovar no solo es una tarea de “crear algo nuevo” NO!, eessss… que lo explique el texto, por eso hay momentos que es inevitable pulsar Ctrl+C / Ctrl+V. Directo del libro Diseño e innovación. La gestión del diseño en la empresa, publicado por la FUNDACIÓN COTEC PARA LA INNOVACIÓN TECNOLÓGICA  (española BTW), aquí un fragmento para poder entender la función estratégica del diseño para generar novedades que sean asumidas por los mercados.

Del capítulo 2 CONCEPTOS BÁSICOS Y ESTRATEGIAS ALREDEDOR DEL DISEÑO, el apartado 2.8. LA INNOVACIÓN Y EL DISEÑO:

La innovación consiste en la creación o modificación de un producto y su introducción en el mercado. Innovar es introducir novedades en alguna cosa. En el ámbito de la empresa,la innovación consiste en introducir novedades en la gestión, en la organización o en la forma de producir bienes o servicios, o en introducir novedades en los mismos bienes o servicios, independientemente de que puedan ser fabricados de la misma o diferente forma. En este sentido el diseño es parte del proceso de innovación, ya que interviene directamente en la introducción de novedades en los bienes o servicios, en la forma de comunicarlos (gestión), en la forma de cómo organizar especialmente la prestación de un servicio (organización) o en la forma de creación de valor y, en consecuencia, al proceso de innovación.

Obviamente la innovación tiene mucho que ver con la invención, que es la acción de encontrar, descubrir alguna cosa nueva, no conocida anteriormente. Pero una invención puede no ser una innovación; para que lo sea necesita tener éxito en el mercado. En este sentido la innovación, en ocasiones, trata de reinventar el futuro, pero, más generalmente, la innovación trata de responder a los cambios que se producen en las vidas de las personas mediante la modificación y adaptación de productos y servicios y de las tecnologías que los producen, comercializan y distribuyen. Aquí es cuando el diseño se convierte en instrumento de innovación, ya que el diseño es el proceso de un proyecto que transforma la materia prima en productos que la gente puede usar realmente.

Por poner un ejemplo, quien desarrolló el hilo dental era un inventor, como también quien lo puso en una cajita de forma que pudiese extraerse y cortarse para utilizarlo con facilidad era un diseñador. La innovación se produjo cuando se puso en el mercado la caja con el hilo dental y con su marca y tuvo éxito. Hay descubrimientos, como la superconductividad, que aún no han dado paso a ninguna innovación, ya que no ha sido posible todavía diseñar ninguna aplicación práctica para ellos.

La innovación no necesariamente representa una ruptura y un cambio radical. La mayor parte de la innovación es incremental, consecuencia de un proceso de mejora continua. Especialmente en estos casos, el diseño puede tener gran peso en el proceso de innovación. Incluso la propia metodología de diseño puede ser fuente de innovación aplicándola a aspectos puramente empresariales. El término diseño, como pasa también con el término innovación, se utiliza con muchos significados, en ocasiones erróneos. El diseño para mucha gente es sólo la parte del proyecto relacionada con el aspecto exterior del objeto, en muchos casos con una determinada apariencia o estilo. Nada más lejos de la realidad: el diseño tiene que ver con la forma en que se usan los objetos, con la utilidad y funcionalidad de los productos, con la forma en que los objetos se comunican y se producen, cómo se almacenan, se distribuyen o se muestran en el punto de venta.

El diseño tiene que ver con la eficacia de la comunicación, con la creación de las imágenes. El diseño se ocupa de la distribución del espacio, del montaje de actos singulares, de la señalización pública. Y también, cómo no, el diseño tiene que ver con la estética de los productos, de las imágenes de las marcas, de las tiendas y de las oficinas. Todos son aspectos que influyen en el éxito final del producto en el mercado, es decir, en el proceso de innovación. El diseño es una herramienta de innovación que debe mirar al presente y proyectar ideas de futuro apoyándose en la tradición de la empresa, sus valores y sus sensibilidades. Especialmente en las pequeñas y medianas empresas, un valor sobre el que fundamentar el diseño es el conocimiento singular de cada empresa.

Más?… esta bien! aqui está el libro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s